Livin’ Life Like A Movie Star

Mi vida como artista de la D-list.


A pesar de lo maravilloso que se escucha el título, tipo de que sex, drugs and rock & roll, debo admitir que es todo lo contrario. Este post viene de una reflexión profunda, una de esas micro embolias epifanías que suelo tener cada que me paro de cabeza en yoga. O sea, tipo de que es un post serio y así. Yeah, right.

Pues la verdad es que últimamente he tenido a la muerte muy de cerca, así que me he puesto a pensar qué tipo de película harían de mi vida cuando me muera. Después de mucha mota reflexión, llegué a la conclusión de que podría entrar en varias categorías porque soy chingón y así.

Deportes: Porque ustedes nunca sabrán lo que es dar la vida por el deporte hasta que se metan a una clase de spinning. Y es que es una verdadera mamada lo que hago por tener el chamorro firme. Nada es más agonizante que dar todo de ti en cada pedaleada y ver que no han pasado ni 30 segundos – típico cliché del segundero que dura 20 días, tipo los Supercampeones. Eso, muchachos, es perseverancia. Lo que sí, cada que miro al instructor se me para… el corazón. Y no porque esté bien pinche bueno, sino porque invariablemente el desgraciado se pone detrás de mí y me pide que le ponga más peso. Oh, sí, el infierno está lleno de bicicletas de spinning sin asiento. Oh, sí.

Thriller: Porque hace un par de meses sufrí como Jodie Foster después de comerme un pedazo de foie gras mal conservado. De que pasé una hora de lo más llena de agonía y sufrimiento con diarrea en el baño en la Habitación del Pánico. Sí se puso muy ojete.

Chick Flick: Tipo de que me siento como en 27 Dresses yendo a las bodas de todos mis amigos y yo no veo para cuándo. Según mi novio quesque nada más quiero casarme para ya no trabajar y ejercer la importante y valiosa posición de mantenido que siempre he soñado. I mean, he’s right but that’s not a valid excuse to not get married, right? Se me hace que mis feromonas deben de ser las mismas que las de Jennifer Aniston. Sigue soltera, cierto? Cierto? CIERTO? El punto es que sufro mil, se me va el tren y no veo a mi Hugh Grant llegar por ningún lado.

Comedia Adolescente: Porque obviamente cometí la estupidez de meterme a cursos de GMAT. Porque como buen adolescente, tengo derecho a tomar decisiones por demás pendejas y después ver cómo las resuelvo. Cabe aclarar que sigo sin resolverlas. El punto es que nunca había sufrido en un curso tanto como ahora. Al punto en que nada más me cagaba de risa cuando nos ponían los exámenes porque no sabía ni escribir mi nombre. Yeah, that happened. Neta que sí es muy feo sentirse pendejo. I mean, una cosa es que lo seas, pero ya darte cuenta de que lo estás, es bastante culero.

After School Special: Ya dije que soy gay? Bueno, además de gay, también soy borracho y marihuano. No tanto como me gustaría serlo, pero no me quejo. Tipo de que seguro podrían pasarla en las secundarias para exponerles porque las drogas y el chínguere son lo único que hace esta vida tolerable son malas y no deberían de intentarlas jamás. Desafortunadamente no podré participar en la prevención del teenage pregnancy, pero estoy seguro que ésa es una pendejada gloria que deben experimentar en cabeza propia.

Horror: Ya tocados los terrores adolescentes… closed-up a los ojos medios bloodshoteados, sudor resbalando por la frente, palidez, temblores involuntarios, palpitaciones, cortes en la piel, mareos, náuseas… No, pendejines, no estoy hablando de los síntomas del SIDA. Tampoco estoy hablando de ese momento cuando piensas que no lograrás llegar al baño porque llevas 2 horas en el puto tráfico de nuestro México querido. Me refiero a esa descarga de adrenalina que siento cada que estoy en la oficina y me llega la alerta de e-mail o escucho mi teléfono sonar. Peor aún, ese momento cuando mi jefa me grita desde su oficina “MERRIN!”, baja la temperatura y los objetos vibran mientras su cuello hace un giro de 360° grados y me dice con voz cavernosa que acaba de llegar otro proyecto a mis manos. Claro que esto no se queda ahí, también se asegura de lanzarme orines agua bendita en la cara. Úrgeme un padre Karras, neta.

Porno Amateur: Pues ya entrados en esto de los watersports… I’m gay. Shit like this happens and there’s usually cameras around to film it.

Indie: Y hablando de cosas filmadas con equipos baratos y pésimas actuaciones… Mi vida se pasa lenta, larga, aburrida, poca trama, sin sentido, sin soundtrack y sin efectos especiales. Qué más necesitan oír?

Musical: Ya dije que soy gay? Sí?

Ciencia Ficción: Se acuerdan de la famosísima película La Maldita Araña Asesina Mutante salida de la Boca del Infierno? Es importante. Recuérdenla porque me tarde días escribiendo a detalle lo que ocurrió esa vez.

Pero de todos los pinches géneros existentes, el que neta no me veía viviendo era el de Acción. Y es que no mamen, pensé que esta onda de yo contra [insertar fenómeno natural, sobrenatural, fauna, flora, negros, etc.] ya había terminado, pero no. La Maldita Araña Mutante Asesina salida de la Boca del Infierno tuvo secuela! Ay Rodrigo!

Y es que no mamen, yo que me levanto en plena oscuridad para tener el chamorro firme y antojable voy recargado contra el cristal del carro y así, en plena manejada, veo de reojo una mancha enorme que se mueve. Pero tranquilos todos, porque asumí que mi miopía me jugaba bromas. Pues continúo dos segundos más y veo que se mueve más y ahí sí supe que ya no eran mis defectos congénitos. Oh, no. Era una puta araña GI-GAN-TE en el cristal. Me cagué. Neta que me cagué.

Onda de que me alejé lo más posible del vidrio, sin dejar de pisarle a 100 km/h, y viendo como la chingada araña se movía más y más por el cristal. Gracias al Señor, cuando llegó a la división de ventanas, la vi desaparecer. Que si hubiera estado por dentro, yo no sé qué hago. Que me meo ahí mismo.

Pues ni bien tarde en verla desaparecer, cuando ya había volteado al parabrisas y había otra más grande en medio. No pinches mames, La Maldita Araña Mutante Asesina salida de la Boca del Infierno había regresado y con refuerzos! Pues ahí estaba la araña gigante, que era café con destellos dorados y se veía súper venenosa y llena de infecciones, tipo una vieja de mi universidad llamada Paulette, y nos vimos a los ojos y supimos que esta pelea sería hasta la muerte. Brace yourselves!

De que primero le eché mil agua y la maldita ni se movía, solamente veías cómo tensaba más las patas para pegarse al vidrio. Eso lo tomé como señal de guerra. Activé los limpiadores y la maldita, I shit you not, los saltaba como si estuviese jugando a la cuerda. Yo no lo podía creer. Ya no luchaba contra Paulette sino contra Terminator.

Entonces decidí que la única forma en que podía librarme de ella era haciendo una escena de Fast & Furious. Ya valió madre. De por sí manejo como asiático y eso es cuando quiero asegurarme de que quiero llegar vivo y sano a mi destino. Sabes que ya valió madre en 3… 2… 1… y que le piso a 150 km/h en pleno Periférico con obras. OHSHI-

Pues aprovecho que tengo que dar vuelta para salir a Insurgentes y me freno en seco y giro, esperando que Terminator Paulette vuele en alguna dirección lejos de mi carro pero no! La maldita ahí seguía. Además cabe aclarar que casi me estampo tres veces haciendo estas pendejadas y la chingada araña ahí seguía. Claramente no tenía oportunidad.

Cuando Paulette quiso, agarró y se bajó hacia el cofre y ahí es cuando empezó el verdadero terror. Seguro ustedes que andan en micro no lo saben, pero somewhere under the hood está la entrada a las ventilas de aire. Mierda que la puta araña venía a matarme!

Obvio puse el clima en temperatura extrema esperando que pudiera achicharrarla, y de hecho espero que eso haya sucedido. The thing is I never saw a body.

Y como en todas las películas, si no ves un cadáver, claramente el enemigo no está muerto.

Leave a Reply

Your email address will not be published.