Canadian Achievement Unlocked

Nada grita Montreal como esto.

Después de siete meses de llorar la pérdida de mi novio – en realidad no estaba llorando, pero ni modo de decirle a mi roomie que todos esos Kleenex usados eran porque me estaba masturbando – decidí abrir mis brazos fuertes a la vida, no dejar nada a la deriva que del cielo nada me caerá. En otras palabras, subí una foto bien indecente en Grindr y me dejé ir como gorda en tobogán.

Pues en eso andaba yo cuando me llegó un mensaje de un muchachito todo sabroso y misterioso y así. Su nombre era Olivier. Salí con él una vez y me di cuenta que en verdad le interesaba lo que salía de mi boca, no sólo todo lo que podía meter ahí. Ustedes no lo saben, pero mi garganta mide 9 pulgadas. OK, una vez fue una de 10 (pulgadas, estéticamente era un 8), pero solamente porque la acomodaron muy bien.

Pero esa es una historia para otro día.

Al día siguiente me habló y volví a salir con él. Extrañamente era completamente distinto a como lo recordaba el día anterior. Equis, total que lo que importa es lo que tiene abajo, no lo que hay alrededor. Ajá, no. La verdad estaba bien bueno también, entonces no me iba a quejar.

Dos días después, me habló de nuevo y me fui con él. Una vez más, se veía totalmente distinto a las primeras dos veces. What the fuck estaba pasando aquí? Era esto acaso la Twilight Zone? Había un glitch en The Matrix? Había lavado mis lentes de contacto con cloro en lugar de con la solución correcta?

Qué pasaba aquí, Dios mío?

Plot twist: Estoy saliendo con tres tipos distintos y los tres se llaman Olivier. Claramente no me sé sus apellidos y tengo hueva de diferenciar a uno del otro porque entre menos sepa yo, mejor. Así que guardé sus números en mi móvil como “Olivier”. Y ahora juego a la ruleta rusa cuando decido salir con uno de ellos y no sé exactamente con cuál es.

Me siento como en The Bachelor, pero en lugar de dar rosas, les ando dando condones.

En el lado bueno de la vida, claramente no corro ningún riesgo en llamarle con otro nombre durante el momento pasional. Todo este sufrimiento canadiense al fin está dando frutos. Estoy saliendo con tres tipos bien buenotes y con un chilote. Claramente me gané la lotería y sabe a miel de maple la mayoría de las veces.

Mientras tanto, como el drama es lo mío y la verdad ando aburrido, decidí salir con los tres el mismo día. Virgen Santísima Purísima, voy a valer madre. Pero mientras eso pasa…

Achievement unlocked.

Leave a Reply

Your email address will not be published.