I Need “An Hero”

Ahogarme en alcohol tiene otro sentido.

Se fue la luz y perdí mi post… y estaba tan cool, tan in, tan mil, tan yo que estoy que me cago de pie del coraje, pero bueno. Antes de comenzar, quiero ponerles algo que olvidé mencionar en mi post anterior, específicamente en la parte en que Malin y yo tragábamos dulces para bajarnos el efecto de la mota. Que andamos ahí, come y come cuando la señora me ofrece más dulces y yo:

Mauuu: I don’t know, mommy told me not to swallow.

Malin: Well, my mommy told me to chew before I swallow and that’s why I don’t have a boyfriend!

Sí, seguro es por eso. Nada que ver que estés para Record Guiness de la sueca más cerda, nada que ver. Total, pues esa semana, en los preparativos para L’Hacienda, comenzamos a jugar el Objective Baguette Assassination que básicamente consistía en escoger un pseudónimo y matar a alguien a sorteo con un pain au chocolat o con una baguette y ellos a su vez sólo podían protegerse si estaban con alguien más “vivo” dentro del juego o si traían alcohol en la mano. Evidentemente todos recurrimos al aislamiento y a la protección del traicionero alcohol. Obvio. Total que onda hubo asesinatos bastante creativos, como el de Kris que mató a Cata disfrazándose de wey de FedEx, hasta llevó una caja y todo, muy cagado. A mí trató de matarme Maggie pero yo siempre cargo alcohol, hasta en la escuela.

Mi maestra de francés estaba bastante impactada cuando me vio entrar el jueves a clase con mi botella de champagne. Mientras los canadienses le explicaban el juego yo me instruía con Marta sobre cómo tener más tickets de consumo para la fiesta de esa noche: sacándole copias. Bueno que la méndiga ya llevaba como mil consumos cuando con el alcohol tan de mala calidad nada más necesitas uno, pero no es los que te bebas, es el poder!

Ni pedo, esa noche Anna y Judith también llevaban sus mil copias que me dieron a guardar a mí y ya salíamos con Malin a la precopa francesa. Yo en el autobús me bebí la botella entera de champagne, cosa de orgullo cuando se considera que hacíamos 15 minutos de trayecto. Todo el tiempo diciéndole a mis compañeras escandinavas que esa noche yo me iba a poner un pedo tan grande que iba a salir ahogado – yo iba con toda la actitud, me iba de viaje al día siguiente pero hasta en la noche, uno suponía que para esos momentos mi amiga, la resaca, ya se habría despedido. Total que llegamos, compramos cervezas, entramos a la pre, yo ya estaba hasta el huevo, nos salimos como a la media hora porque el pase de ida de los franceses era más temprano que el nuestro y nosotros wandering por las calles haciendo tiempo.

En fin que después de orinar en la calle (al puro estilo francés) alguien nos grita desde una ventana, “ESC Rouen!” y nosotros… “Oui?” y ellos… “L’Hacienda!” y nosotros… “OUI!” y nos colamos a su precopa en la que me tragué todos sus chocolates y Malin regañándome pero es que si yo no comía algo el pedo que traía sólo iba para arriba y yo necesitaba que fuera para abajo. Total que llegamos a la querida Place Cauchoise, de donde salían los autobuses al antro y Malin y yo nos colamos en uno antes del nuestro. Fueron los treinta minutos más horribles de mi vida porque estaba que me orinaba de nuevo y ni en dónde esconderte.

Onda que ya llegamos al antro, pasé al baño, saludé a mis ángeles españoles y después comenzó el amado Blackout. Pues que sólo recuerdo encontrarme a los mexicanos y darme en toditita mi madre contra una mesa cuando me resbalé y después, I was gone. Y no, no porque hubiera dado el pass out, déjense de joder que después de ya tres meses con los escandinavos yo puedo beber más que el 95% de la población, no no, el problema fue que literal: I WAS GONE. Porque los hijos de la reputaaa de los guardias me kickearon del club y los fuckers en vez de empujarme en dirección a los camiones de regreso, me dejaron ahí, wandering por la vida. Y entonces… agua.

No no, yo sé que pensaron que me oriné porque mi incontinencia estuvo presente toda la puta noche, pero no! Lo que pasó es que me fui por un barranco y me caí al puto Sena! zOMG! No conforme con todo lo que ya me había bebido me tragué además medio río, madre santísima, si por eso todavía traigo el estómago jodido, la flora intestinal nada más no es la misma since then! Pero terror! Que además de todo yo de pendejo me sentía pinche trucha nadando contracorriente y el río arrastrándome sin esfuerzo… porque deben de saber que estábamos de bajada! Y cada que me agarraba de las rocas, la tierra, las plantas, la vida, etc., el agua me revolcaba otro poco más. Total que seguro tuve esa misma reflexión mientras me batía contra la furia de Poseidón porque pensé: Ya, a la verga, veamos en donde amanezco mañana. Y en eso…

Dior me habló. Una voz me dijo, “No te des por vencido” y en eso, bueno, sufrí una transformación: Tipo que hasta ese momento había estado nadando como medallista paralímpico y después de mi contacto con Dior ya era miembro del equipo ruso de nado sincronizado. Hostia que nadaba con un estilo que parecía sirena! Envidiable! Pues ya por fin me logré salir y ahora sí, bienvenido el pass out.

Pues total que al día siguiente amanezco con un ya conocido Beep, Beep, y yo abro mis bellos ojos y me veo en batita a culo abierto con mi suerito. Que no he podido hacer otra cosa que reírme! Es que en verdad, what were the odds de que cuando dije “Hoy me voy a ahogar” it was actually gonna happen? I mean, no sé dónde oí esta frase: Life doesn’t come out as planned pero evidentemente no contaba con mi experiencia de vida! La mega putada es que, sí, ok, la vida sale como la planeas, pero la gran hija de puta necesita mil especificaciones o sino te da una buena patada en los cojones! Eso sí, que no quede duda, los mexicanos son tan chingones que cumplen al pie de la letra lo que dicen y hasta más! México lindo y querido, si muero lejos de ti…

Bueno, eso cantaba yo mientras llamaba a la enfermera desesperadamente. Bueno, que he tenido una de las conversaciones más Epic en la historia de la humanidad con esta señora, vean ustedes y juzguen:

Mauuu: Je suis où?
L’Infirmière: À l’hôpital.
(Sí, pendeja, porque no me he dado cuenta de la bata a culo abierto, el suero y la máquina que monitorea los signos…)
Mauuu: À Rouen?
L’Infirmière: Non.
(I’m starting to get worried now)
Mauuu: À Paris?
L’Infirmière: Non.
(OK, now I’m worried)
Mauuu: Où?
L’Infirmière: Saint-Aubin.
Mauuu: Ahem… où?
L’Infirmière: Les Elbeuf.
Mauuu: No, seriously… où?

Que lo primero que he pensado fue en por qué coño el puto río de mierda no me había arrastrado a Niza o a Marseille! La mega putada! Y ya por fin me explica la señora que estamos como a una media hora de Rouen y yo… OK. Total que en eso llega otra y me llevan a hacer un encefalograma y yo cagado por la cruda que comenzaba a sentir en mi inmaculado (as of that moment) cuerpecito. Tremenda la caguiza que me puso la doctora porque andaba con los shakes al mil y no debía moverme, pero en fin.

Regreso a mi cuarto compartido y ya me dan de desayunar y bueno, vomité todo, gracias. Y lo peor es que como no podía moverme porque el suerito estaba fijo me vomité encima. Ay no, mi vida seguía mejorando con cada segundo que pasaba yo ahí. Total que ya pedí el teléfono y les hablé a mis papis. Bueno, la llamada del año:

Mauuu: Mami! Recuerdas cómo me quejaba de que sólo hablaba inglés?
Mami: Sí.
Mauuu: Pues ya no más, mami.
Mami: Ya tienes amiguitos franceses?
Mauuu: No, mami, estoy en un hospital francés.

Total que ya después de explicarle todo el show, le pedí que llamara al seguro y la vida y ya colgué y pedí darme un baño. And that’s how I was raped. Pues ahí voy con mi suerito por los pasillos del hospital porque ni en pedo tenía regadera mi cuarto. Total que llego ahí y ya me desvisto, me dicen donde está todo y comienzo a medio lavarme porque tenía todos los brazos cortados y las manos llenas de cicatrices y la espalda inflamada y la pelvis marcada y la cabeza inflamada, bueno, padrísima mi vida. Ya parecía un puto niño Kudai con tantas cortadas en los brazos, si hasta la fecha creen que yo llegué al hospital por suicidio, no por accidente.

Y yo bañándome, sintiendo como el agua quemaba mis múltiples heridas de peda de guerra cuando entran tres enfermeras gritando. Y yo cagado, cubriéndome con mis manitas todo lo posible y una de ellas ordenándome que le dé la mano y yo así de, NO! Y ella, se remanga y piensa para sí misma, “Ah, cómo coño no!” y que me agarra una mano y la otra infirmière la otra y yo bare and exposed. Bueno, todo para ponerme una puta bolsa de plástico para que no mojara la aguja del suerito. Mi vida es una putada.

Y ya volviendo, le pregunto a la enfermera si habían encontrado mi celular porque necesitaba llamar a alguien para que me trajera mis cosas. Obviamente no lo encontraron, me enseñó lo que había llegado conmigo y, claro, por supuesto, sin cámara (la segunda cámara perdida!), sin celular, sin llaves, sin mi playera favorita y sin un zapato de un par increíble que había comprado ese año en Madrid. Bueno, yo ya de imaginarme la suerte de mi pobre zapato izquierdo deseaba haberme ahogado con él. I still feel like it. Sí, si alguien lo pensó, lo admito, soy una perra materialista, pero soy mejor que el 99.9% de la población mundial. JÓ-DAN-SE.

Total que ya un rato después llega una doctora y así básicamente me dice que según el estudio tengo epilepsia y que lo más seguro es que la tuviera desde antes del accidente y yo así, biting my lip porque no podía expresarle mi indignación y mi confianza en que su fucking estudio estaba mal por dos razones: La primera, porque había estado en antros toda la semana y la luz estrobo no me había hecho ni cosquillas y la segunda, porque estaba crudo! Y es que realmente en francés sabía decir sólo tres palabras: Je suis célibataire. Y que nadie se atreva a menospreciar esa frase, porque ella me ha abierto las puertas al mundo!

Side Note: Hablando de frases que te abren las puertas al mundo. Al principio del año, mientras corríamos a clase una amiga y yo, le compartía un momento de reflexión:

Mauuu: Sólo dos palabras te abrirán todas las puertas en Francia.
Lucy: Que son…?
Mauuu: “Tirez” y “Poussez”.

Bueno, que me llevó a dos: La vez que le dije a Cata que se follara a un canadiense porque: Todo sea por tener calor en este invierno. I mean, I did it and I lived to tell the story.

En fin, volviendo a la historia. Pues yo tenía que tomar un vuelo no? Y le digo y le digo y le digo, y ella, no te puedo dejar salir, te puede dar un seizure en media calle y yo necio con que si me daba ya estaría en Praga atendiéndome o algo. Pues ya me dice que no, que mi salud es más importante que hasta que me hagan otro examen y yo así de… “Bon, on le fait quand?” y ella toda relajada, “Lundi”. Bueno, yo con el sweatdrop más grande de mi vida, “Mais, vous venez de dire que le plus important en ce moment-ci c’était ma santé, n’est-ce pas?” y ella me ve con cara de… Sí, what the fuck aren’t you getting? Y yo le devolvía la mirada queriendo decirle… No, what the fuck are you not getting? “Si ma santé c’est en effect le plus important, donc pourquoi on ne le fait pas toute de suite?” y ella tranquilísima me responde: Qué estás idiota, es viernes y nadie trabaja hasta el lunes. O.o But, isn’t this a hospital? Do French people not die on weekends? Oh, the irony!

Pero si creía que ya había llegado al fondo del barril de caca, que me mandan a un doctor portugués, just for the lulz. Y yo así de… I don’t know what you’re thinking I am, but I’m not fucking Portuguese, thank you. Y él, “you’re not?” y yo así de… no, pendejo, ya les dije a todas las putas enfermeras y a la incompetente doctora de mierda que no soy puto portugués, cómo más coño quieren que se los explique? Ni modo, que me envían a la doctora francesa de nuevo.

Total que al día siguiente, llegan Malin, Laura y Judith con mi pasaporte, credit cards y algunas cosas para sobrevivir al hospital. Lindísimas todas ellas. Ahí contándome de los chismes de la fiesta (que fueron muchos) y luego comenzaron los chistes sobre cómo cuando fueron a comprarme todas esas cosas vieron unos cascos y dijeron que me debería comprar uno para todas las pedas posteriores. Y Judith con sus mamadas de un life vest, bubble wrap, y así… El chiste fue a mis expensas, but I found it highly amusing, plus it was indeed a good advice.

Y en eso… Justicia Divina! Hahaha, que mi amiguísima Vicki – con la que prometí amanecer en el hospital hacía exactamente un mes – se iba a Venecia con Maggie como a las 5h y la vieja todavía en el pedo que se cargaba decidió desmayarse en el aeropuerto y terminó en el hospital también, y como yo, perdió el vuelo. Hahaha! Es que somos la mamada! Eso fue pura solidaridad, bueno, yo amaba! Total que mientras estamos ahí en el lulz, que nos llega un mensaje de Vicki diciendo:

Did you know Valence is not French for Venice?

Hahahahahahahah! Pues la pendeja tomó un vuelo a Valencia en vez de Venecia y tipo que no habla español, no habla francés, con trabajo habla inglés (y eso que es australiana) y además no tiene tarjetas de crédito, well she was even more fucked than I was. Happy, Happy, Joy, Joy. Vamos que así ya no moría de pena con lo que a mí me había pasado, que había alguien peor. Ahh! Y ya hablando de eso, pues que me cuentan como me encontraron. Que tipo Vanessa y su novio Gustav estaban por donde yo andaba. Tipo que Vanessa vomitaba en un arbusto y yo recargado, muriendo, en el árbol de al lado.

Que onda hubo una escena tipo The Bodyguard donde Gustav me sacó cargando y que su playera llena de sangre y que yo completamente passed out y que tenía hipotermia y que me quitaron la ropa (those bastards!) y que la ambulancia llegó y que Vanessa seguía diciendo que yo no era el que subían a la ambulancia sino otro. Bueno, estoy completamente orgulloso de mí… not.

El caos, el caos, el caos. Ese día me cambian al roomie, que era tan lindo, tan gentil y me dejan con un wey, con la misma masa corporal que una morsa, que estaba a punto de morirse literal. Bueno, frustrante, no porque se me fuera a morir ahí, sino porque su puta máquina de signos vitales sonaba cada cinco minutos porque el cabrón se revolcaba en la cama. Y luego se tiraba unos pedos… madre, que si el hijo de puta no se moría, lo mataba yo.

Total que como se hiperventilaba tenía que llamar yo a las enfermeras y era una verdadera putada porque las señoras tampoco trabajan en fin de semana, entonces el cabrón muriéndose y yo impactadísimo, no porque se fuera a morir, sino porque I would be trapped with a fucking dead guy! Y eso no está nada so suí, so sá, so quiú. Y tipo que al día siguiente llegaron las españolas a visitarme, ahí chismeando, me llevaron un peluchito, muy lindas, las adoré, María decidió quedarse la noche conmigo, mi padre llegaba al día siguiente para meterme his foot up my ass. Bueno, las cosas comenzaban a mejorar.

Total que María decide pasar la noche conmigo y ahí estamos ya como a la media noche y tipo que los dos acostados en la cama del hospital. El señor nos voltea a ver para pedirnos permiso para llamar a la enfermera y cuando entra… el caos! Nos metió una caguiza porque andábamos ahí, que ella no podía quedarse, que debía irse inmediatamante, y yo así de, “Mais, elle n’a pas de voiture, elle n’a pas d’argent, il est 01h47 et il y a pas de trains pour retourner à Rouen, donc, qu’est-qu’elle va faire?”

Y la enfermera bien cómoda, “Pues esperar en la calle”. Hahaha, se la mamó, María ya con pijama y todo y la otra mandándola de vuelta a la calle. Bueno, que le digo, “Bon, si elle doit partir, donc, je m’en vais aussi, je peux pas la laisser toute seule” y la enfermera, ya cediendo la dejó dormir en las sillas de la sala de espera. Y el señor comenzó a morir de nuevo, onda Hyatt de Excel Saga, y ya fue como, a la verga, me dieron dos píldoras de Paracetamol y dije, “La sobredosis es mejor que aguantar al viejo!”. Yo volé.

Al día siguiente ya llegó mi papi y nos rebondeamos y la mamada. Yo insistiendo a la enfermera que a qué hora harían mi estudio y ella así de… eeerr… y huía. Bueno, eso pasó como 10 veces, total que tuve que escribirle una carta para que la señora la leyera y se dejara de pendejadas. Ya la escribí y así, bueno, hermoso, total que me envían al nuevo doctor. Y yo así de, qué pasó con la otra? Y él, ahh, sí, como que la corrieron. Bueno, muchas gracias. Que me hacen el estudio de nuevo y obvio no tenía nada, diagnóstico: Cruda. Like I couldn’t had figured that out myself.

Total que ya por fin logré salir del hospital en martes, tras cinco días de vacaciones y tipo de que cuando me despido del doctor, él comienza a hablarme en inglés y yo así O.O did you speak English all the time? Y él cagado de risa. Speechless.

Y nada. Ya dejé al seguro encargándose de los trámites, que estaba mil agradecido porque sino tendría que pagar 4385 euros que no tenía. It was kinda bad. Ya regresé a Rouen y trayendo a mi padre de un lado a otro. Ahí conoció a Malin y a otros. Total que ese día ellos iban a fumar mota y yo no podía por mi papá: La depresión. Hahaha y luego, yo tenía que matar a Matt en el juego de la Baguette y está comiendo muy contento y le digo, “Hey, Matt” y le extiendo una baguette y él, “No, you can’t kill me, there’s other people around” y yo, “Yeah, but they are all dead” y él, “You’re kidding me” y yo, “No”. Bueno, no casi llora? Después de decirme que me fuera a fuckear off ya como que comenzó a superarlo… not.

Nos fuimos a París de compras, nada interesante además de regresar con mil bolsas de ropa exclusivísima, por qué no? Y ya después de una semana dejé a mi papi en el aeropuerto con una maleta extra porque de por sí había llegado ya con muchas y luego había acumulado más, pues había que aprovecharlo. Ya en aventuras post-Sena, me enteré que surgieron una de rumores de que onda yo había tenido muerte cerebral y que había muerto en el hospital y así, y yo, well, if that had been the case, why are you so merry? And they were like…. eeer, just drink, Mauuu! Aparentemente mi muerte les era irrelevante.

Tuve clases de nuevo. Tenía clases con todos los franceses de la primera precopa que me vieron llegar como si hubieran visto a Gandhi. Todos impactadísimos con mi aparición. Yo deslizándome por el salón en mis mejores ropas y ellos nada más staring at me. Me sentía Lindsay Lohan, como casi cada otro día en ese año. Total que tuvimos las Nationality Olympics para celebrar el cumpleaños de Anna y Leena, dos finlandesas terroríficas. Porque deben ustedes saber que un europeo bebe más que un latino, pero una mujer escandinava bebe más que anyone else. Total que los mini juegos olímpicos (carreras de tres pies, de sacos, drunken pole, boot throw) fueron sponsoreados por Nuestro Padre, el vodka. Total que para mi puta suerte, no sólo Maggie terminó matándome, sino que además Matt, ardidísimo por haberlo matado, al arrojar la bota, decidió desviarse de trayecto y darme right in the face. Awesome. La vida continuaba mandándome mensajes que tal vez debería dropearme dead for good de una vez por todas.

Lisa me tomó una foto con dos botellas que subió a Facebook con el título, “Mauuu makes a good recovery” la grandísima hija de puta. Yo cagado porque ese día recibí un mail de la compañía de seguros diciéndome de no podía cubrir los gastos porque el accidente había sido por alcohol, y yo así de… Qué acaso no lo sabían ya? Pero bueno, entre que I was shitting bricks por eso y así, pues se pasó el día. Vicki después nos confesó que eso de irse a Valencia sólo fue una broma, pero que sí había terminado en el hospital y que cuando despertó, sólo se vistió y se salió por la ventana para no pagar. I would had done the same, pero yo estaba en el cuarto piso, it wasn’t that easy. Lo triste aquí es que todos la creíamos tan estúpida que en verdad estábamos mil afligidos por su broma. The joke’s still on you, bitch!

Esa noche, en el after party, que realmente eran como las 23h pero como ya todos andaban bien pedos – de que todavía que Maggie me mató, tuve que subirla hasta el cuarto piso a su habitación para poder acostarla que estaba hasta la concha de su hermana de peda – y yo salgo de mi cuarto y veo a Leena e Inka platicando con Vicki y Matt. Bueno, las dos finlandesas pedísimas y ya Leena comienza a contarnos una de esas historias que sólo se comparten en la peda, pero saben qué. Los dejaré picados con esa historia hasta el siguiente post, yo espero sea pronto. Por lo mientras, recuerden que, haya pasado lo que haya pasado…

I did it for the lulz.

Leave a Reply

Your email address will not be published.