Un Día En La Vida De MauValmont: El Nacimiento De Bridezilla

Por cosas así es que sigo soltero.

Después de mucho tiempo pasó lo que tenía que pasar. No, no se murió Chabelo, Madonna, Maribel Guardia, o Fidel Castro, pero pasó algo casi igual de imposible: Me pidieron matrimonio.

Yo me morí. Figuradamente.

Casi literalmente también porque me lo pidió en la cima de una montaña y de bajada me fui de nalgas. Claramente caí en blandito, por si lo dudaban.

En fin, esa semana anduve muy tranquilo hasta que tuvimos una cena con todos mis amigos. Ya tenía tiempo que no me desmadraba de esa forma pero, pues, ya tengo un anillo en el dedo, qué más me da que mi novio – wait, mi fiancé – al fin sepa con quién se va a casar?

Al día siguiente amanecí encuerado en una cama que no parecía ser la mía y me medio cagué de miedo porque sospeché que ya había valido madre mi matrimonio antes de empezar. Entonces noté que no sólo me faltaba la ropa, sino que también me faltaba el anillo.

JESUS FUCKING CHRIST!

Yo les juro que me morí en chiquito. Puedo perder a mi novio pero no ese anillo, tipo de que es Cartier, goeis! Entonces desperté al bulto que tenía al lado – gracias a Dios era mi novio – y le pregunté escandalizado por el anillo. Después de una mirada de desaprobación total, me dijo que lo había dejado en el baño porque había vomitado hasta los intestinos. Tipo siempre yo tan elegante.

Una vez encontrado, lo siguiente era preguntarle porqué había bolsas de McDonald’s por todos lados.

Resulta ser que después de mi tapón fuimos a McDonald’s porque me moría de ganas de una Big Mac. Yo quería una MacPolla pero al parecer esa me la dio mi novio después. Oh, lol. En el McDonald’s se la armé de pedo a un canadiense porque no salía del baño y a mí me urgía usarlo y me tuvo que sacar de ahí cargando.

Esa mañana yo andaba muy gallito hasta que mi novio me recordó que aún podía cancelar el compromiso. Madres, y yo que pensaba que ya podía comenzar a comer postre.

Y así fue que me convertí en la versión masculina de Bridezilla.

En una nota totalmente relacionada: Incrementé el nivel de sodio en mi dieta para inflamarme. Ese anillo ya sólo me lo quitan cortándome un dedo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.