Reflections

Sentirse bien en su propia piel.

~Durmiéndome~

-.- – La verdad tengo muchas cosas que criticar porque el día que deje de hacerlo es porque he muerto. Pero he estado pensando y creo que merezco postear algo sincero de vez en cuando. No es como que me interese que el mundo sepa lo que pienso y siento, pero mi consciencia dejará de joderme solo hasta que postee esto. Irónicamente, no me jode aún sabiendo que tengo un huevo de trabajos para mañana. Ay que linda es la vida no?

Toda esta semana me he acordado mucho de mi pasado, he analizado mi presente y ciertamente aún no sé que será de mi futuro. Claro que no sé que voy a estudiar y el tiempo cada vez es menos, mi rodilla está hecha un pedazo de mierda y no puedo ir a mi terapia semanal AKA bailar, tengo mil trabajos que no tengo ni puta idea de cómo hacerlos, algunas personas andan molestas conmigo y varias cosas más. Y sin embargo, no puedo evitar sonreir. Ya sé, la verdad mi vida no es como la gran tragedia en estos momentos, pero sin duda ha habido momentos de mayor certeza, y aún así, repito, soy feliz.

No sé en qué momento el mundo decidió cambiar frente a mis ojos. Tal vez soy yo el que está cambiando. Mientras más lo pienso me doy cuenta de lo mucho que disfruto las cosas simples. Ya no soy esa persona que creía que el concepto de felicidad era tener todo lo que quisieras cuando lo quisieras, como lo quisieras. Sin tener expectativas tan altas de básicamente todo puedo ser yo al fin. He perdido el miedo a no ser como los demás, a expresarme de la manera que yo crea más conveniente siempre pensando en mi satisfacción y no en lo que se espera de mí.

Con todo y mis problemas me siento la persona más afortunada en el mundo. Logré crecer y ahora sé que puedo afrontarlo todo. Estoy seguro que todo tiene una solución y que tarde o temprano podré encontrarla. Ya no le temo a cometer errores porque daré lo mejor de mí y haré todo para sacar buen provecho de ellos. Los grandes momentos llegan inesperadamente, y está bien sentirse confundidos, tristes, enojados, perdidos, frustrados o lo que sea, pero la realidad es que lo único importante, y lo que recordarás por siempre, es la manera en que los afrontaste. Eso es lo que cuenta. Es así que puedo ver al mundo distinto, siempre positivo y sin rendirme.

Alguna vez escuché a alguien decir que la grandeza siempre va de la mano con la adversidad y lo entiendo. Cada logro, cada error,

cada situación me acerca a lo que anhelo, algunas veces directamente, otras veces de manera confusa, pero siempre orientado a mis metas. La felicidad no radica en una vida sin problemas, sino en una vida sabiendo resolverlos. Y sí, si aún no quedó claro, soy feliz como nunca lo he sido, y ya que sé y comprendo esto, dudo que algún día pueda dejar de serlo.

In the middle of all this insanity, some things are actually starting to make sense.

Leave a Reply

Your email address will not be published.