Livin’ La Vida Belga

Todo estuvo de la belga.

Dior mío, aplaca tu ira! Coño, que todas estas semanas aquí en Francia han sido una verdadera putada, saben a lo que me refiero? O sea, chequen, TODO ha estado lleno de mensajes de aquel Ser Omnisciente hacia mí. Por qué lo digo? OK, comenzaré a recapitular mi vida…

A ver, primer gran presagio celestial de que ALGO terrible ocurrirá en mi vida: El avión que casi explota. OK, esa anécdota ya la saben, no la repetiré, pero por Lacroix de Christian que eso sólo fue el principio de cosas más oscuras y tenebrosas.

Primero que nada… iba saliendo de una boulangerie súper chic y mega lacia con una tourte trois fromages deliciosa… que me ha costado tres veces más que un vodka tonic en el único puto antro “in” de aquí. Y en eso… el viento sopló y se llevó mi puta tarta al suelo! Y yo, “PUTA MADRE, qué más se va a caer?! Primero el avión y ahora la puta tarta and then… me?!”, coño que me moría porque el pinche pavimento francés está lleno de colillas de cigarro y ESO me jodería mis fabulosos outfits!

Oh, but God works in mysterious ways… No me caí yo, se cayó mi cámara! Y además, fresquísima la onda, porque no se cayó como al suelo, sino en las manos de otro cabrón hijo de puta que salió corriendo! Y yo corriendo/cayéndome/tropezándome tras él porque ya me había aventado unos cuantos tragos y la vida me despeinó y… Bueno, needless to say, I lost my camera con fotos como desde hace tres años que jamás había pasado porque soy bien pinche huevón… Bueno, perdí años de mi vida en cinco segundos.

Pero realmente, muy molesta la situación, o sea, mucho primer mundo, mucha Fashion Week, mucha puta buena fama… pero a que nadie se esperaba que también había un putero de rateros. Muy molesta situación… pero qué pedota agarré!

Y es que aquí, los antros abren desde el martes hasta el domingo, entonces desde el martes hasta el domingo yo, Mauuu!, estoy en los quesque mejores eventos, con la quesque mejor gente y con una peda everlasting! Porque claro, yo siempre se los dije: Yo nací hecho para el desmadre europeo porque aquí tengo tantos amigos que no termino de contarlos, y en México, tengo tres y uno de ellos es ficticio.

Pero bueno, que estuvimos de fin de semana en París, según visitando los sitios más turísticos y les juro que yo no sé como, no comprendo, no me hace sentido, que ANYWHERE a donde voltees, haya al menos 21 mexicanos. Y es que estaba en la Torre Eiffel, con dos amigas y una colada, cuando llega una oaxaqueña, un sonorense, un pipope y como 78979 chilangos.

Y por qué no? Viva México, cabrones! Y en eso, encontramos una vinatería abierta y fue como… Pues vas! Error total! Que nos hemos puesto tremenda peda en los jardines de la Torre Eiffel con otros mexicanos y un vagabundo francés cuando llegan los militares y nosotros… Verga! Porque estaría terrorífico salir deportado como.. en enero, saben? O sea, preveo una deportación, pero como en octubre o noviembre… que mínimo dure un poco más el rave.

Pero eso no evitó que hicieramos tubo en las calles parisinas, en el metro, en un poste, a un francés, a la vida… Pero lo que más me jode… Hay videos! Jajaja, los quiero subir a YouTube para que vean de qué se están perdiendo y me odien más porque… “La envidia es un sentimiento muy bonito, siempre y cuando yo la provoque”.

Que en cosas más impactantes… Me perdí dentro de la Louis Vuitton de Champs Elysées. Por un momento fue como: OMG! I’ll never see my parents again! Y es que sí me perdí, pero también andaba extasiado con tanta ropa y relojes y accesorios y maletas y fundas para el iPod y así. Fue algo así como Alicia en el País de las Maravillas, sólo que tengo mejor gusto para saber que los vestidos LARGOS y azules no son lo mío.

Pero el regreso estuvo más pinche porque en el tren, tipo iba hablando con las mexicanas y estoy diciendo pendejada y media y así, y había un wey frente a mí que no dejaba de verme no? Y es algo muy incómodo porque es de esas miradas tipo “Yo me he acostado contigo and you know it too” que SIEMPRE te encuentras en algún antro, el metro, la escuela, el distrito rojo… ahem, sí… entonces incomodísimo y volteó y le digo a una amiga: Puta madre, ese cabrón lleva mirándome HORAS como diciéndome “ya cállate, wey” pero que se joda, no me voy a callar! Y en eso, TERROR EN EL CIELO! Se me queda viendo así, horrible y me dice, “Es que aún no sabía si eran mexicanos o españoles” y yo ZOOM OUT! Me cagué encima porque jamás pensé que el hijo de puta fuese de Chile y entendiese todas las pendejadas que dije de él. QUE NO ME RETRACTÉ, que les quede claro.

Bueno, qué más puedo decirles… Mi vecino de cuarto es un español bieeen guapo, pero cómo me jode que el pendejo se aviente todas las canciones de los Hombres G en versión acústica cuando el hijo de puta no sabe diferenciar un piano de una flauta. OMG! Y cuando ya no creía que podía seguir nadando en este torrente de pasión y hormonas, conocí a TODAS las españolas.

Y obvio que me fui a Bélgica con unos amigos. Y debo decirles, que TODO el pinche viaje fue un gran Blackout Night. O sea, la primera noche en Bruselas agarré la peda, por qué no? Soy joven, fuerte y hermoso y además solidario, entonces no podía dejar que todos la agarraran y yo no, cierto? Pues ERROR, porque en el primer bar acabé fuera de combate, pero eso no impidió conocer a un canadiense, un wey de Nicaragua – cómo coño le hizo para llegar a Europa… nadando? Que yo sepa en Nicaragua no hay aeropuerto, sería una onda muy Lost como MÍNIMO. – y otros cabrones que nos invitaron a otro bar.

Obvio Mauuu! fue porque el alcohol lo vuelve muy fácil – sí… el alcohol… *rolls eyes* – y llegamos y no sé qué pedí ahí y fuimos a OTRO bar aún. Pero ahí empezó el Blackout y no recuerdo nada. Sólo que en algún momento fui por un kebab who knows where y el hijo de puta me sirvió un pinche pan grasiento lleno de cebolla y nada de carne. Y de eso me acuerdo porque al día siguiente por más que me lavaba los dientes seguía sabiendo a cebolla. Pero de cómo salí del lugar y cómo llegué al hotel… NADA!

Ese día desperté y aunque en Bruselas estaba nublado y lloviendo, yo elegantísimo me coloqué mis Emporio porque no aguantaba la resaca y no quería que NADIE viera el tapón que me había puesto reflejado en mis bellos ojos. Además, obvio tenía que sacar una joda de fotos con mi nueva cámara… PORQUE COMPRÉ OTRA. Y yo iba aterrorizado porque OBVIO sé que la voy a perder de nuevo, pero como que no quería hacerlo TAN pronto, porque mis putas tarjetas de crédito NO ESTÁN PASANDO. Y eso, gente, me está jodiendo porque el dinero se está agotando y francamente nunca he sabido de una buena esquina en París para comenzar a financiarme por mis propios talentos. Bueno, el punto es que, debía guardármela en algún lugar de extremadamente difícil acceso, y pensé, “Bajo mi underwear!” y después se me ocurrió la idea de que sería un poco desagradable… y aún peor, es de muy fácil acceso *sweatdrop*

Total que esa noche, me encontré con las españolas y nos invitaron a un bar que según tenía récord mundial por tener más de 2,000 cervezas no? Y yo, “Vamos a probarlas todas!” obvio! Pues voy entrando al bar y mis compañeros de viaje se empiezan a cagar de risa y yo con cara de, “What the fuck are you laughing at, you, mother fuckers?!” y ellos: Eso dijiste ayer. Y yo… huh? Y ellos, sí, ayer cuando venimos a este bar dijiste lo mismo. VERGA, no me acuerdo haber dicho eso porque no tenía ni puta idea de que YA HABÍA estado en ese bar. Les digo, Blackout Night!

Entramos, comenzaron las rondas con cerveza que supuestamente tenía 80% de alcohol, las fotos de peda, los besos en las mejillas, los besos en los labios… y when I least expected it… VIOLACIÓN ESPAÑOLA! No sé cómo, ni cuándo, ni por qué, pero hay videos míos besando a cinco ahí. Y lo que me jode no es que haya besado a cinco, lo que me jode es que hayan sido cinco MUJERES. Caray, que jamás había besado a cinco mujeres y MENOS en una misma noche. O sea, yo era virgen! Y además, reculeras porque saben que bateo con la izquierda al 110% y aún así una súper atascada me dejó una marca en el cuello y todo! OMG! Por supuesto que TAMBIÉN hay video de eso y me caga porque no está en mi poder esa cámara! Cada dos segundos checo en YouTube a ver si ya lo subieron o no… In the meantime, I’m planning a murder.

Decepción total! Y a huevo que tampoco recuerdo como salí de ese lugar. Al día siguiente amanecí y estaba como sin toda mi ropa y no sabía ni donde estaba y yo, “Hijos de puta, que me han hecho?!” y ya con Lágrima Remy porque toda Bélgica parece el escenario de Hostal (la película, anyone?) y yo ya me veía perdiendo un ojo y un dedo! Pero en eso entra una amiga y es como… “Pendejo, estás en Bruselas, ayer te caíste en el hostal y te arrastraste como diez metros hasta llegar a la cama. Te tuvimos que quitar la ropa nosotras y además nos malcopeaste cabrón!” *dies* que esa no me la esperaba.

Bueno, ese día fui a Brujas y la cruda me agarró en vivo! Obvio, porque dormí como dos horas y amanecí pedísimo, onda de que todavía estás mareado y no puedes hablar bien y te pegas con todo. O sea, yo estaba así de… “No me jodas, esto sólo debe pasar en Cancún, no en Bruselas, puta madre!”

Bueno, ese día sí dije, “Ni una copa más!” y todo el mundo se detuvo y me gritó en el puto idioma que habla Bélgica – que no sé cuál es, porque no es ni francés, ni alemán, y en general se oye súper belga (belga = verga… a que ya entienden el título del post)! – “Qué, qué!” Y en eso comenzó a tocar en las bocinas One More Time de Daft Punk y me dijo una amiga, “Esa es una señal de Dior que te dice, Mauuu! se buen amigo y chupa conmigo!” y yo, “Bueno, si es una señal de Dior…” porque ya había aprendido que debía hacerles caso, “Bring me two like hers!” y agarré la peda de nuevo.

Side Note: Yo no sé como coño le hacían pero nos veían y era como… “Españoles!” y ya les decíamos que no porque obvio nos veían hablando en español y así y les decíamos, “Mexicanos” y ellos… No mames, yo ya fui ahí como 47829356 veces y conocí 4689641 ciudades, son hermosas, blah blah blah! Y yo, “BELGA, no puede ser que haya vivido like, toda mi vida en México y no conozca nada!” *dies* Puta madre qué vergüenza…

Y terrorífico porque mi amiga de peda se puso peor que yo (and that’s something!) y no podíamos llegar al hostal porque estaba como súper escondido y totalmente sin luz y mi miedo más grande se hizo realidad: Brujas a oscuras! Joder, que todo me gritaba a Hostal otra vez. Y peor aún, porque el dueño del hostal era como… DEMASIADO amable y además gay, lo que me hizo pensar en la versión gay porn de Hostel, que no iba a perder ni un dedo ni un ojo, pero seguro sí me daban un fistfucking que si tenía alguna duda de que era virgen aún, ahí mismo lo perdía todo.

Y ya el último día en Brujas, gracias a Dior, porque el pinche pueblín sí está bonito, agradable, etc., pero consta de cinco calles, tres iglesias, dos restaurantes y un bar. Y encontré un H&M y leí las palabra “Solden” – Soldes, Sales, Rebajas, Soldi, etc. – y dije… Que la vida me despeine! Y entré y compré como… demasiado. Y dije, “Equis que todo ese dinero te lo ibas a gastar en chupe y por tu salud, es mejor que te lo gastes en un shopping terapéutico” porque ya me había jurado NUNCA MÁS VOLVER A BEBER! Y que llego al bar a ACOMPAÑAR a mis amigos y en eso… “They tried to make me go to rehab and I said ‘No, no, no’!” y me acordé de Gaby y nuestra promesa de ir a rehab juntos, conocer a Lindsay Lohan, y hacer lo mismo que hacemos pero ahora documentado en People y dije, “Que la vida me despeine!”

Y eso fue el sábado. Y hoy es lunes en la noche, casi martes y sigo mareado. Y la fiesta comienza mañana. Yo ya no sé si estoy sobrio, pedo o crudo, pero algo puedo asegurarles…

La vida seguirá despeinándome!

Los videos los subiré a YouTube pronto, yo les aviso!

Leave a Reply

Your email address will not be published.